América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

El Día de Yemayá, o cuando la playa se vuelve un templo

© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniPersonas hacen fila para recibir la curación de una mae durante la Fiesta de Yemayá en Montevideo
Personas hacen fila para recibir la curación de una mae durante la Fiesta de Yemayá en Montevideo - Sputnik Mundo
Síguenos en
Mundo
Video
El 2 de febrero, miles de creyentes de toda Latinoamérica acuden a las playas a rendirle homenaje a Iemanjá, la diosa del mar. La costa se viste de celeste y blanco para celebrarla y la playa se transforma en un lugar de culto.

Yemayá, la diosa del mar - Sputnik Mundo
Miles de personas honran en Brasil a Yemayá, la diosa del mar
El segundo día del segundo mes es una de las fechas más esperadas por miles de personas en toda América Latina. Es el Día de Yemayá, o Iemanjá, la diosa del mar y el origen de todo, según los creyentes de las religiones afroamericanas. En la playa Ramírez de Montevideo, a orillas del Río de la Plata, se lleva a cabo una de las manifestaciones más multitudinarias de la región.

Sobre la arena, donde en un día normal habría canchas de fútbol o voleibol, cada 2 de febrero hay zonas de culto improvisadas. En lugar de cavar la arena para colocar sombrillas, la gente enciende en los pozos velas blancas y celestes junto con ofrendas. Hay filas para recibir 'curaciones' de los 'paes' o 'maes de santo', los sacerdotes del umbanda y el candomblé, las religiones que veneran a Yemayá.

Vestidos de blanco, los sacerdotes frotan sus manos contra los creyentes, curiosos y turistas para interceder ante la diosa. El sonido ambiente se inunda con tambores y músicas con reminiscencias africanas, cantadas a veces en portugués, otras en español y ocasionalmente en alguna lengua traída por los esclavos. Los curiosos toman mate o cerveza y miran el espectáculo mientras toman fotos con sus celulares.

Creyentes afroumbandistas llevan ofrendas para Iemanjá, la Diosa del Mar de la religión afroamericana, en Río de Janeiro, Brasil - Sputnik Mundo
La celebración popular que rinde culto a la diosa del mar, Yemayá
En una de las tantas filas de la playa, una mujer explica que ella es católica, pero igual viene todos los años para recibir la bendición de una de las ‘maes'. Hasta el momento, su experiencia ha sido buena, por lo que acude siempre a la misma sacerdotisa. "Te bendice, te dice consejos, te predice cosas. Es muy bien esta mujer", comenta.

Otros vienen por primera vez, por curiosidad y, por qué no decirlo, un poco de necesidad. Es el caso de Luis, un uruguayo que vive en España y que últimamente está aquejado por "unos problemitas" que lo tentaron a pedir ayuda espiritual. Algo que, se justifica, "nunca está de más".

Más: Yemayá, la fiesta umbanda que trasciende la religión

"He visto las celebraciones por televisión y estoy sorprendido de la cantidad de gente que viene y bueno… es creer o reventar. Vamos a ver cómo me va, quizás te comente mejor mis impresiones la próxima vez que venga", dijo.

Santuario en honor de la cantante argentina Gilda - Sputnik Mundo
Gilda, la santa secular de los argentinos
Luis prefirió mantener en reserva sus pedidos y sus problemas, al igual que Elena, una mujer que va a la celebración "casi siempre". Su vínculo con Yemayá es muy íntimo, aclara, por lo que prefiere no compartir muchos detalles. "La importancia que se le da a la fiesta va en cada uno, en lo que crea y sienta. En mi caso mi fe es bastante grande", dice.

Rosario es creyente, pero solo va a venerar a la diosa el 2 de febrero. No elige ningún sacerdote en especial y va a uno distinto cada año. Eso sí, el pedido es siempre el mismo y no tiene problema en declararlo: "siempre, la salud". Y coincide con todos: lo suyo es una cuestión de fe.

"Primero que nada está la salud y como ella me ha respondido, vengo por eso. Yo creo que es como cualquier creencia o religión y el sentimiento que uno tiene hacia ella. Si uno cree, la fe es todo", dice.

Más cerca de la orilla, donde la gente enciende velas celestes y blancas en los pozos, Patricia está preparando junto a su familia una ofrenda: rellenan una sandía con mazamorra y perejil, además de disponer encima dulces de coco, todo prolijamente decorado. "Todo es natural", explica orgullosa la mujer.

© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniPuesto de ofrendas a Yemayá
Puesto de ofrendas a Yemayá - Sputnik Mundo
1/7
Puesto de ofrendas a Yemayá
© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniEstatuas de Yemayá en una barca de ofrendas
Estatuas de Yemayá en una barca de ofrendas - Sputnik Mundo
2/7
Estatuas de Yemayá en una barca de ofrendas
© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniPuesto de ofrendas a Yemayá en Montevideo
Puesto de ofrendas a Yemayá en Montevideo - Sputnik Mundo
3/7
Puesto de ofrendas a Yemayá en Montevideo
© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniPuesto de ofrendas a Yemayá en Montevideo
Puesto de ofrendas a Yemayá en Montevideo - Sputnik Mundo
4/7
Puesto de ofrendas a Yemayá en Montevideo
© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniBarcas de plástico para llevar ofrendas a Yemayá
Barcas de plástico para llevar ofrendas a Yemayá - Sputnik Mundo
5/7
Barcas de plástico para llevar ofrendas a Yemayá
© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniUna ofrenda de claveles y velas a Yemayá en la playa Ramírez de Montevideo
Una ofrenda de claveles y velas a Yemayá en la playa Ramírez de Montevideo - Sputnik Mundo
6/7
Una ofrenda de claveles y velas a Yemayá en la playa Ramírez de Montevideo
© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniMúsica umbanda a la venta durante la fiesta de Yemayá en Montevideo
Música umbanda a la venta durante la fiesta de Yemayá en Montevideo - Sputnik Mundo
7/7
Música umbanda a la venta durante la fiesta de Yemayá en Montevideo
1/7
Puesto de ofrendas a Yemayá
2/7
Estatuas de Yemayá en una barca de ofrendas
3/7
Puesto de ofrendas a Yemayá en Montevideo
4/7
Puesto de ofrendas a Yemayá en Montevideo
5/7
Barcas de plástico para llevar ofrendas a Yemayá
6/7
Una ofrenda de claveles y velas a Yemayá en la playa Ramírez de Montevideo
7/7
Música umbanda a la venta durante la fiesta de Yemayá en Montevideo

"Iemanjá es la madre de todos los orixás, [los dioses de las religiones africanas de los esclavos llegados a la región], y es la deidad a la cual se le ruega por la fertilidad, por el amor, la familia, la unión, el trabajo y todo lo que quieras pedir", explica.

Ella viene todos los años y relata que con el tiempo ha crecido la cantidad de gente que se acerca a la playa Ramírez, sea por creencia o por curiosidad. Sin embargo, constata que este año hay menos personas porque "el tiempo no acompañó mucho".

© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniUna sandía ofrendada a Yemayá en la playa Ramírez de Montevideo
Una sandía ofrendada a Yemayá en la playa Ramírez de Montevideo - Sputnik Mundo
Una sandía ofrendada a Yemayá en la playa Ramírez de Montevideo
La arena sigue mojada por el temporal de la noche anterior y los nubarrones aún cubren a Montevideo. Sin embargo, hay miles de personas: afrodescendientes y blancos; hombres y mujeres; niños y ancianos; turistas y uruguayos.

En la orilla, la gente se adentra hacia el agua profunda para dejar las barcas hechas de plástico, con las ofrendas y cartas con pedidos dentro. Además de la sandía y la mazamorra, la gente le deja melón, uva, naranja, palomitas de maíz y perfumes. Yemayá es muy coqueta, por lo que esta última ofrenda, junto con los claveles y las rosas, es una de las preferidas de los feligreses. El olor del mar se mezcla con el del sebo de las velas quemado y el de las colonias vertidas al agua y la arena.

© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniPlaya Ramírez de Montevideo durante la Fiesta de Yemayá
Playa Ramírez de Montevideo durante la Fiesta de Yemayá - Sputnik Mundo
Playa Ramírez de Montevideo durante la Fiesta de Yemayá
Hace algunos años la limpieza de las playas se ha vuelto una cuestión polémica de la fiesta de Yemayá. El plástico de las barcas las vuelve más duraderas para transportar las ofrendas, pero se transforman rápidamente en basura que alimenta el prejuicio de los detractores de la festividad. Por eso, maes como Adriana concientizan a los feligreses a optar por alternativas más ecológicas.

"Hoy es el cumpleaños de la madre de la naturaleza. Es madre, es diosa, es una virgen. Para nosotros es algo muy especial, que tenemos que respetar y anhelar con un cumpleaños lo más sano posible. Tratamos de hacer barcas de cartón que no afecten esto, porque nos gusta disfrutar de la playa", dice Adriana. Sin embargo, hasta el momento la espuma de poliuretano es la opción preferida.

© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniUna mae escucha a una mujer durante la fiesta de Yemayá en Montevideo
Una mae escucha a una mujer durante la fiesta de Yemayá en Montevideo - Sputnik Mundo
Una mae escucha a una mujer durante la fiesta de Yemayá en Montevideo

El 2 de febrero se festeja a la deidad del mar porque es para los católicos el día de Nuestra Señora de la Candelaria. Es una prueba del sincretismo de las religiones afroamericanas: los esclavos tomaron elementos de sus creencias de origen y los mezclaron con la religión impuesta por quienes los trajeron. Algunas figuras se asimilaron a las que venera la Iglesia Católica.

Sara es una turista que viene de Paraíba, en Brasil. Allí, explica, "la cultura negra es quizás más fuerte que en Uruguay". Es que, mientras que en su país los afrodescendientes son casi la mitad de la población, en Uruguay son el 8%. Por eso nota que la fiesta se vive de distintas maneras, de acuerdo a la diferencia entre las religiones que veneran a la diosa: el candomblé y el umbanda. A su criterio, en Uruguay predomina la umbanda.

"La Iemanjá del candomblé es una orixá que tiene las características de una diosa, pero además las humanas. Es decir, la misma figura tiene tanto lo malo como lo bueno. La umbanda le quita la parte mala y le deja solamente la parte buena. Crea otros personajes para la parte mala, como la Pomba Gira", comenta Sara.

© Sputnik / Juan Ignacio MazzoniFrascos de colonia para ofrendar a Yemayá en Montevideo
Frascos de colonia para ofrendar a Yemayá en Montevideo - Sputnik Mundo
Frascos de colonia para ofrendar a Yemayá en Montevideo

Hay quienes se hacen unos pesos también en esta fecha. Los vendedores de velas las ofrecen "a voluntad", con gritos que parecen una plegaria más. Los puestos en las ferias aledañas venden ofrendas de último momento, barcas de plástico, camisetas, llaveros, flores, estampitas, retratos, estatuillas, comida.

Así como los esclavos lograron que las creencias de allá y de acá convivieran en armonía, el variopinto escenario del día de Iemanjá se ha vuelto un ejemplo de tolerancia y de comprensión intercultural. Mientras unos van por creencia, otros van a disfrutar del espectáculo y todo parece convivir en paz.

Lo último
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала