- Sputnik Mundo, 1920, 11.02.2021
Espa√Īa
√öltimas noticias de Espa√Īa. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades aut√≥nomas espa√Īolas.

La vuelta al mundo en bicicleta: el increíble viaje de Isidoro Mellado a principios del siglo XX

Bicicleta  - Sputnik Mundo, 1920, 21.02.2021
Síguenos en
Mundo
Video
Isidoro Mellado dio la vuelta al mundo a principios del siglo XX. Lo hizo subido en una bicicleta y tard√≥ ocho a√Īos en completarla. Una historia desconocida que guardan sus familiares en los libros de sellos que cre√≥ el aventurero para certificar su gesta.
Ir en bicicleta es sinónimo de libertad. La caricia (o bofetada) del viento en la cara cuando se baja una pendiente. La posibilidad de salirse de las directrices marcadas por el asfalto de la carretera. Los aromas del campo penetrando por las fosas nasales. Sensaciones que no se tienen cuando la persona viaja a bordo de un automóvil. Estas son las que avivan el fuego del cicloturismo, cada vez más solicitado. Adentrarse en un lugar sobre las dos ruedas se ha convertido en tendencia. Sin embargo, no se trata de una ocurrencia del siglo XXI.
Entre 1884 y 1886, el brit√°nico Thomas Stevens complet√≥ la primera vuelta al mundo en bicicleta. Lo hizo sin suspensi√≥n o GPS. Es m√°s, lo consigui√≥ pilotando un cl√°sico biciclo, veh√≠culo en el que la rueda delantera es mucho m√°s grande que la trasera. Sin saberlo, √©l fue uno de los pioneros del cicloturismo y de la aventura en ruta. Poco despu√©s, Annie Londonderry complet√≥ la circunferencia planetaria para ser la primera mujer en lograrlo. En Espa√Īa, no tardaron en aparecer trotamundos.
Nil Cabut√≠, barcelon√©s de 30 a√Īos que recorri√≥ 43 pa√≠ses en bici durante 2020 - Sputnik Mundo, 1920, 24.01.2021
Internacional
De atravesar Asia a recorrer Europa: el espa√Īol que visit√≥ 43 pa√≠ses acorralado por la pandemia de coronavirus
Isidoro Mellado naci√≥ en 1905 en Coria, en el coraz√≥n de la provincia de C√°ceres. No se sabe mucho sobre sus primeros a√Īos de vida. Simplemente que lleg√≥ al mundo en tiempos complicados, en los que la pobreza formaba parte del d√≠a a d√≠a de las √°reas rurales espa√Īolas. En la llanura extreme√Īa, trabajar en el campo era la √ļnica salida para la mayor√≠a. Hundir la azada en la tierra y comenzar a hacer surcos. Mellado contaba con una segunda opci√≥n aprender el oficio de su hermano y laborar en la carpinter√≠a familiar. Sin embargo, nunca tuvo muchas intenciones de dedicarse a la madera. Opt√≥ por una tercera v√≠a. La de la aventura.
© Foto : Cortesía de José Díaz Mellado Isidoro Mellado
 Isidoro Mellado  - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Isidoro Mellado
"Parece ser que siempre tuvo en mente lanzarse a conocer mundo", comenta a Jos√© D√≠az Mellado, sobrino nieto de Isidoro, a Sputnik Mundo. Y es que su mente, m√°s que agricultura o carpinter√≠a, hab√≠a deseo de recorrer el planeta. Quer√≠a hacer la maleta y dejar atr√°s Coria. La oportunidad apareci√≥ cuando cumpli√≥ los 24 a√Īos. El club ciclista de Badajoz quer√≠a financiar a alguien que quisiese dar la vuelta al mundo en bicicleta. Mellado se present√≥ en la ciudad del Guadiana como voluntario. La asociaci√≥n le dio el visto bueno. Desde all√≠ mismo, en noviembre de 1928, emprendi√≥ su ruta. Su sue√Īo se hac√≠a realidad.
El cacere√Īo puso rumbo al este y se adentr√≥ en el continente europeo. Avanz√≥ por Centroeuropa y los Balcanes hasta Turqu√≠a, primer pa√≠s asi√°tico que tocaron las ruedas de su bicicleta. Cruz√≥ los des√©rticos parajes de Oriente Medio hasta alcanzar el subcontinente indio. Un trayecto que complet√≥ en tan solo un a√Īo. √Čpoca en la que los caminos de tierra superaban en n√ļmero a las calzadas de aglomerado y el mapa y la buena fe de las personas eran casi la √ļnica manera de ubicarte en el globo terr√°queo. "No tuvo que ser nada f√°cil", reconoce su sobrino nieto.
Reflejos sobre el puerto de Ushuaia (Argentina) - Sputnik Mundo, 1920, 31.07.2020
Internacional
A vela 81 días en el océano Atlántico: la aventura de María Intxaustegi
Desde la India parti√≥ a las selvas del Sudeste Asi√°tico y posteriormente al archipi√©lago filipino. Pasar√≠a por China antes de entrar en Tokio, precisamente, cuando se cumpl√≠an dos a√Īos de su aventura. Un viaje que no pasaba desapercibido. La prensa local se hizo eco en varias ocasiones de su haza√Īa. Mellado protagoniz√≥ espacios de peri√≥dicos chinos, indios o brasile√Īos. Noticias que √©l guardaba cuidadosamente. Las necesitaba para certificar que hab√≠a estado en un determinado lugar. Adem√°s, de recortes, el extreme√Īo coleccion√≥ sellos de todas las partes del mundo. Pruebas de la proeza que llevaba a cabo.

"Los sellos testificaban donde hab√≠a estado. √Čl se acercaba a cualquier delegaci√≥n con cierta importancia para conseguir el sella y la firma del c√≥nsul o capit√°n de turno. La mayor√≠a escrib√≠an 'el espa√Īol Isidora Mellado, procedente de Espa√Īa, Coria, ha estado aqu√≠'. Adem√°s, le daban algo de dinero, comida, le atend√≠an si ten√≠a alguna dolencia o le ayudaban a reparar la bicicleta. Todo para que pudiera seguir viajando".

José Díaz Mellado
Sobrino nieto de Isidoro Mellado
En Jap√≥n se embarc√≥ en direcci√≥n a M√©xico. El aventurero dedic√≥ varios a√Īos del viaje a recorrer Am√©rica Latina. Desde la capital azteca hasta la lejana Buenos Aires. A medio camino, las cumbres de los Andes o la jungla costarricense. Tierras en las que tuvo moment√°neamente la compa√Ī√≠a de Teresa, otra cicloturista. Brasil ser√≠a el √ļltimo pa√≠s de su particular gesta antes de subirse a la nave que le devolver√≠a a Espa√Īa.
Una empresa en la que se tuvo que enfrentar a multitud de imprevistos. Golpes, cortes y hasta el robo de su bicicleta en un par de ocasiones. Primero, unos monos y después en las calles de Montevideo. En el caso de la capital uruguaya, el club ciclista de la urbe organizó una colecta para comprarle una nueva. Luego, él la vendería para costearse el pasaje de Salvador de Bahía a Vigo. Mellado tuvo que dormir varias noches a la intemperie. Por ejemplo, en los bosques tropicales de América y Asia improvisaba una hamaca con una lona atada a los árboles. Era de las pocas cosas que cargaba en la mochila.
¬© Foto : Cortes√≠a de Jos√© D√≠az MelladoRecorte de prensa del 'Diario Da Norte' brasile√Īo
Recorte de prensa del 'Diario Da Norte' brasile√Īo - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Recorte de prensa del 'Diario Da Norte' brasile√Īo
A pesar de todo, conquist√≥ su objetivo. Vio mundo. Conoci√≥ a los habitantes de las profundidades de la Amazonia. Se encontr√≥ con un tigre en la India. Aprendi√≥ idiomas y presenci√≥ las costumbres de los sitios que imaginaba de ni√Īo. "Todo el tiempo que estuvo navegando por all√≠, aprendi√≥ a defenderse en varias lenguas. Adem√°s, trajo mucha sabidur√≠a. Por ejemplo, de plantas medicinales. Sab√≠a que ten√≠a que ponerse para desinfectar una herida o aliviar un golpe. El problema fue que al volver le pillo la guerra y se le acab√≥ el mundo", explica Jos√© D√≠az Mellado.
Y es que el trotamundos alcanzó Badajoz el 3 de junio de 1936, un mes antes de que estallará la Guerra Civil. Isidoro quería escribir sobre su aventura. Mostrarle al mundo cómo se vivía en otros rincones del planeta. Incluso, tenía en mente a subirse a la bicicleta para volver a dar la vuelta al mundo, esta vez por las regiones frías de la Tierra. La contienda truncó sus esperanzas.
Los siguientes a√Īos, el cicloturista se dedic√≥ al contrabando de caf√© y tabaco a trav√©s de la frontera portuguesa. Perseguido un d√≠a por los vigilantes lusos, Mellado se escondi√≥ en una charca. Pas√≥ unos 15 minutos en el agua, que desembocaron en una neumon√≠a. Esta dolencia acab√≥ con su vida el 2 de mayo de 1945, a la edad de 41 a√Īos.
© Foto : Libros de Isidoro Mellado / Captura de pantalla TVEIsidoro Mellado y Teresa con sus bicicletas
Isidoro Mellado y Teresa con sus bicicletas - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Isidoro Mellado y Teresa con sus bicicletas

La historia que quiere ser contada

El relato de Isidoro Mellado perdura en la mente de Jos√© D√≠az Mellado. An√©cdotas que ocasionalmente le contaba su abuelo, hermano del aventurero, en su ni√Īez. Algunas quedaron grabadas en su cabeza. Otras no pasaron la criba del tiempo. "En el momento no caes, pero es una pena que no se apuntase todo eso. Porque lo que te cuentan, en 20 a√Īos se acaba olvidando", lamenta el sobrino nieto del cicloturista.
No obstante, la traves√≠a de su t√≠o abuelo sobrevive en los cinco libros de sellos y recortes de prensa que confeccion√≥ Isidoro. Tesoro con el que se top√≥ un joven D√≠az Mellado de casualidad. Sucedi√≥ una tarde, en casa de sus abuelos, al salir del colegio. Le hab√≠an mandado un trabajo para clase en el que ten√≠a que consultar un mapa. Pregunt√≥ a su abuela donde pod√≠a encontrar uno. Ella le mand√≥ a una alacena en la que reposaban varios vol√ļmenes. "Por curiosidad abr√≠ unos libros que estaban empaquetados. Recuerdo que mi abuela me ech√≥ la bronca y me dijo que el abuelo se iba a enfadar", rememora.
¬© Foto : Cortes√≠a de Jos√© D√≠az MelladoRecorte de un peri√≥dico brasile√Īo en el que se documenta el viaje de Isidoro Mellado
Recorte de un peri√≥dico brasile√Īo en el que se documenta el viaje de Isidoro Mellado - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Recorte de un peri√≥dico brasile√Īo en el que se documenta el viaje de Isidoro Mellado
Fue entonces cuando Díaz Mellado empezó a interrogar a su abuelo. Quería saber más sobre su lejano pariente. A veces, le contaba anécdotas, pero jamás le dejó sacar de la casa aquellos libros que guardaba con celo. "Mi abuelo no quería que los llevará al colegio. Decía que se los dejó a un alcalde una vez y cuando se los devolvió faltaban sellos y páginas. Eran un recuerdo de su hermano y no quería que se estropeasen", afirma el sobrino nieto.
La caligraf√≠a es lo que m√°s le sorprende de los tomos. "Da igual que escribiese alguien de un pueblo peque√Īo, la letra siempre era espectacular. Ahora vas al m√©dico o al notario y no entiendes nada", indica. Est√°n repletos de sellos y fotograf√≠as antiguas. Son la √ļnica prueba de la proeza de Isidoro. Desgraciadamente, la correspondencia que mandaba desde los distintos pa√≠ses a sus hermanos se ha perdido.
¬© Foto : Cortes√≠a de Jos√© D√≠az Mellado Carta publicada en el diario 'La Ma√Īana' sobre las aventuras de Isidor Mellado
Carta publicada en el diario 'La Ma√Īana' sobre las aventuras de Isidor Mellado - Sputnik Mundo, 1920, 18.02.2021
Carta publicada en el diario 'La Ma√Īana' sobre las aventuras de Isidor Mellado
A Díaz Mellado le gustaría hacer algo con los libros, que ahora no están en su posesión. Ha buscado en Internet, incluso se ha acercado al archivo del Ayuntamiento de Badajoz. A través de la red ha recibido cartas y pistas sobre el viaje de su tío abuelo. Sin embargo, su oficio de carpintero no le deja más tiempo libre para indagar en la historia. "No puedo dejar mi trabajo para atender esto. Ojalá cuando me jubile pueda poner horas en ellos", asevera.
En sus p√°ginas, ocho a√Īos, 65.000 kil√≥metros y 44 pa√≠ses. La aventura de uno de los primeros cicloturistas de Espa√Īa. Sin saberlo, su ejemplo lo han seguido muchos para manufacturar su propia epopeya. Recorrer el mundo a lomos de una bicicleta. Aspirar los olores del planeta. Gozar de la libertad que acompa√Ī√≥ a Isidoro a trav√©s de la India o Argentina. √Čl lo hizo sin navegaci√≥n asistida y la presi√≥n de los horarios. Eso s√≠ que era libertad.
Lo √ļltimo
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
–ó–į–≥–ĺ–Ľ–ĺ–≤–ĺ–ļ –ĺ—ā–ļ—Ä—č–≤–į–Ķ–ľ–ĺ–≥–ĺ –ľ–į—ā–Ķ—Ä–ł–į–Ľ–į