- Sputnik Mundo, 1920, 11.02.2021
España
Últimas noticias de España. Temas de actualidad informativa de todas las comunidades autónomas españolas.

Hasta 100 pacientes por día: razones de una posible huelga médica de Atención Primaria en Madrid

© AFP 2022 / Gabriel BouysLa palabra "dignidad" escrita en el guante de un trabajador sanitario. Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, 12 de octubre de 2020
La palabra dignidad escrita en el guante de un trabajador sanitario. Protesta en la Puerta del Sol, Madrid, 12 de octubre de 2020 - Sputnik Mundo, 1920, 12.01.2022
Síguenos en
Mundo
Video
AMYTS, el mayor sindicato de médicos de la Comunidad de Madrid, solicita a la Consejería de Sanidad que mejore las condiciones laborales de los facultativos de Atención Primaria para así garantizar una atención adecuada a los pacientes. Alertan que están "en el fondo del pozo" y que de no recibir respuestas se irán a huelga.
Entre 10 y 15 minutos, "como mínimo" debería tener de tiempo un médico para evaluar correctamente a un paciente, explica a Sputnik María Justicia López, médico de familia y presidenta de Atención Primaria de AMYTS, el sindicato mayoritario de médicos de la Comunidad de Madrid. Sin embargo, aseguran ellos, que "en el mejor de los casos", tienen entre seis o siete minutos como máximo.
"No tenemos tiempo, tenemos unas agendas que son desbordantes. El problema de nuestras agendas es que es ilimitado, con lo cual pueden llegar a 80, 90, 100 pacientes al día sin ningún tipo de control y sin tener en cuenta la cantidad de facultativos, de médicos de familias y pediatras que hay en el centro de salud. Entonces, toda la población tiene que ser atendida, pero sin importar el número de profesionales que haya", explica Justicia López.
De acuerdo con los datos del Servicio Madrileño de Salud, en la Comunidad de Madrid hay 5.212 médicos en atención primaria, de los cuales 3.753 son fijos, 1.231 son interinos y 228 tienen contratos eventuales. Los facultativos insisten que esta cantidad no es suficiente para atender a los más de 6.700.000 habitantes de la comunidad. Estiman que hay un déficit estructural de más de 600 médicos de familia y unos 200 pediatras.
A su vez, explican que los médicos de familia deben atender a una media de 60 pacientes por día. Además, deben hacer las suplencias de los médicos que se han ido por las precarias condiciones laborales, por bajas de enfermedad o porque se han jubilado y, sumado a eso, cumplir con una "burocracia asfixiante" como hacer los trámites administrativos de cada paciente que solicita las bajas o altas por enfermedad.
"El otro día un compañero nos comentó que llegó a atender a 120 pacientes en un día, además de eso con un montón de interrupciones, interconsultas, de llamadas telefónicas, de trabajo burocrático", indica Alicia Martín López, médico de familia y delegada de prevención de riesgos laborales de AMYTS.
Esta situación, admiten, los ha llevado al borde del colapso.
"Estamos ahora totalmente en el infierno. Hemos llegado al fondo del pozo y estamos totalmente ahogados", confiesa Justicia López.

Medicados para ir a trabajar

A la crisis estructural, se han sumado seis olas de coronavirus en los últimos dos años. Por esa razón, explican, que el mayor problema que enfrentan ahora es la salud de los profesionales sanitarios.
"Nuestros médicos se van a trabajar medicados para poder soportar la presión de la consulta. Y no te estoy hablando ya de ansiedad o depresión, sino de crisis hipertensiva, anginas de pecho, infarto de miocardio", detalla Martín López.
Toda esta situación, insisten, repercute directamente en el paciente. Por esa razón remarcan, sus reivindicaciones se centran en mejorar las condiciones de trabajo más que en lo salarial.
"Nuestra profesión es de alta responsabilidad y, para nosotros, la salud y la vida de las personas que están en nuestras manos es lo más importante. Por eso nos importa mucho más dar una atención adecuada, salvar vidas, que el dinero. Por supuesto que tenemos que vivir del dinero porque en la calle no se come con la voluntad ni con pasión, ni con dedicación, se come con el dinero, pero nuestra dedicación a la población y nuestra intención de cuidar, de ayudar está por encima del dinero. De hecho, los médicos españoles somos los que menos cobramos de Europa, solo por delante de los griegos", apunta Justicia López.

¿Y los pediatras?

Otra de las fallas evidentes de la Atención Primaria en Madrid es la falta de pediatras. El doctor Ángel Carrasco, que lleva 30 años ejerciendo esta especialidad en su país, explica que España llegó a ser reconocida internacionalmente por el buen sistema de Atención Primaria para niños y adolescentes, una etapa clave para prevenir, detectar y tratar cualquier enfermedad de una persona.
"Eso lo teníamos, pero lo hemos perdido porque las condiciones laborales se han deteriorado mucho. Ni la administración ni la Consejería de Sanidad han hecho nada para solucionarlo y muchos pediatras se han ido, se han jubilado".
Carrasco explica que hay una generación de pediatras de relevo, pero que "prefieren trabajar" en otras comunidades autónomas, en el extranjero, en los hospitales o en la sanidad privada porque las condiciones de trabajo "son muy malas".
"Eso da como resultado que muchos niños, muchas familias no tengan pediatras asignados. O a lo mejor van a su centro de salud y su pediatra está enfermo, de baja, de vacaciones y no hay suplente, con lo cual se pierde un recurso humano esencial para la salud de los niños y para el bienestar y la tranquilidad de las familias. Es una pena", lamenta Carrasco.

Presupuesto vs realidad

La Comunidad de Madrid aprobó recientemente el presupuesto para el año 2022 que, según resaltan, destinará 8.783 millones de euros a Sanidad, 693 más que en 2019, y de los cuales 2.000 millones de dedicarán a Atención Primaria. Sin embargo, los médicos reciben esa noticia con un tanto de recelo porque, explican, en los últimos años han visto otra realidad.
"Yo llevo 30 años en Atención Primaria y la inversión es mucho menor que hace 30 años, que hace 20 años, y eso es una pena porque teníamos un sistema muy bueno y tenemos que intentar recuperarlo".
Además, tanto Carrasco como el resto de sus compañeros, destacan que en Atención Primaria la Comunidad de Madrid tiene uno de los presupuestos más bajos de toda España.
"Los políticos nos lo justifican diciendo que hay menos dispersión, que tenemos mucha población, pero no. Realmente sí hace falta invertir: invertir en personal, en medios diagnósticos, en infraestructuras. La mayoría de los centros de salud de Madrid tienen consultorios que no tienen ni ventanas y lo hemos visto ahora con la pandemia, no hay salas de espera, no hay buenas infraestructuras. Necesitamos una inversión de mucho dinero", enfatiza Carrasco.

Y si colapsa la Atención Primaria, ¿qué pasará?

La Atención Primaria es el nivel básico e inicial que tiene el Sistema Nacional de Salud de España que garantiza que cualquier persona pueda asistir a un centro de salud cercano a su casa para tratar cualquier dolencia o enfermedad. Esto no solo garantiza que un adulto o un niño con, por ejemplo, diarrea, amigdalitis, otitis, etc, tenga la atención inmediata, sino que no colapsen los hospitales por estas dolencias leves. Además, los médicos de familia son los que garantizan la continuidad de la atención médica para un ciudadano el resto de su vida.
El doctor Carrasco define el sistema público de salud como "un árbol con muchas ramas".
"Las ramas serían las especialidades, los hospitales, la atención oncológica, las cirugías, mientras que el tronco es la Atención Primaria. El noventa y pico por ciento de los problemas de salud de la población se pueden solucionar, y se solucionan, en la Atención Primaria".
Manifestación a favor de la Sanidad pública. Madrid, 27 de febrero de 2021 - Sputnik Mundo, 1920, 15.03.2021
España
"No privatizar la Sanidad": el grito que se escuchó en Madrid a un año iniciarse la pandemia | Vídeo
Carrasco alerta que, de fallar la Atención Primaria por falta de inversión o por falta de personal, se generaría un colapso en todo el Sistema Nacional de Salud.
"Los indicadores de salud bajarían, la población enfermaría mucho más. Es decir, sería un desastre. Es como si cambiáramos nuestro sistema sanitario y tuviéramos de un día a otro uno como el de Estados Unidos, muy tecnológico, pero donde hay mucha gente que no tiene acceso a la salud. La atención primaria es esencial para la equidad. No puede ser que solo tenga pediatra o solo tenga médico alguien que pueda pagárselo, que tenga un seguro privado. Esa no es la filosofía del sistema nacional de salud de España, independientemente de la ideología política. Desde que se creó el Sistema Nacional de Salud siempre se ha conservado eso, pero ahora está en peligro", advierte Carrasco.
Para mantenerlo, insiste, hay que invertir, sustentar la base porque "si el tronco se pudre, el árbol se cae".

Indignación por Twitter

Lo que denuncian los médicos de la Atención Primaria de Madrid lo puede constatar cualquier ciudadano.
En las redes sociales son innumerables los mensajes de ciudadanos indignados por no poder concretar una cita médica en su centro de salud o por no ser atendidos debido el desbordamiento que hay.
Otros ciudadanos han descargado su rabia directamente contra los sanitarios.
"Hay una parte de nosotros que entiende que los ciudadanos estén completamente desesperados porque la calidad de la asistencia que se les puede dar desde hace unos años hasta ahora es cada vez peor. El problema es que los profesionales que estamos en primera línea no tenemos porqué sufrir las consecuencias de eso", recuerda Martín López.

Falta de movilización, ¿una carta blanca?

El doctor Ángel Bayo, médico del dispositivo del Servicio de Atención Rural (SAR) de Arganda del Rey, también entiende la indignación de las personas. Lo que no comprende es por qué, por ejemplo, en Madrid, la gente no se movilice de forma masiva en las calles para rechazar el cierre de centros de salud o de los SUAP (los Servicios de Urgencia de Atención Primaria), que llevan ya dos años cerrados.
Bayo considera que esa falta de movilización ciudadana es interpretada por las autoridades como una carta blanca. Advierte, además, que esa pasividad permitiría que otros servicios como el SAR, también corran el riesgo de ser eliminados.
"Si ha habido un cierre de unos servicios de urgencia en las zonas del municipio de Madrid sin que haya existido ningún tipo de reclamación por parte de la población para la reapertura de estos centros, pues tiene toda la pinta que los dispositivos SAR acaben en la misma situación", lamenta Bayo.
Bayo lamenta que la ciudadanía se movilice por "muchas cosas, pero por lo absolutamente relevante no".
"Creo que somos una población, la española, que hasta que no estamos muriendo no somos capaces de reaccionar, y estamos muriendo, pero creo que no se encuentra todavía con la agonía suficiente como para decir 'hasta aquí hemos llegado'. ¿Por qué no hay movilización por parte de la población? No lo sabemos. ¿Por qué cuando a la gente le dicen que su cita con su médico es dentro de diez días no entra en cólera y se manifiesta? No tenemos ni idea".
Ángel Bayo
Médico del dispositivo del Servicio de Atención Rural (SAR) de Arganda del Rey
La doctora Alicia Martín López confiesa que para ellos sería "más fácil" haber renunciado y buscar trabajo en otra comunidad autónoma o en otro país, pero que no lo hacen porque están convencidos en la necesidad de defender lo que tal vez sea el mayor tesoro de España: su Sistema Nacional de Salud, una conquista que muchos otros países del mundo desearían tener y que se está perdiendo "ante los ojos de todos".
Lo último
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала