- Sputnik Mundo, 1920
Internacional
Todas las noticias mundiales en un mismo portal informativo. Sigue de cerca lo que pasa en diferentes regiones del planeta.

Crisis en Ucrania: ¿se viene un nuevo orden mundial?

© Sputnik / Mikhail Markiv / Acceder al contenido multimediaLas banderas de la OTAN y Ucrania
Las banderas de la OTAN y Ucrania - Sputnik Mundo, 1920, 15.03.2022
Síguenos en
Mundo
Video
El actual escenario en Ucrania es el resultado de un deterioro "que viene de bastante antes de 2014", afirma el profesor argentino Alberto Hutschenreuter, para quien todo comienza “en los años 1990, a partir de políticas occidentales determinadas a lograr dividendos de la victoria de la Guerra Fría”.
Según Hutschenreuter, las hostilidades actuales comienzan bastante tiempo atrás al inicio del conflicto en el Donbás, al este de Ucrania, entre las fuerzas del Gobierno y los sectores prorrusos de las autoproclamadas Repúblicas populares de Lugansk y Donetsk, reconocidas como Estados soberanos por la Federación Rusa en febrero de 2022.
"Mi impresión es que esto comienza bastante antes, en los años 1990, a partir de políticas occidentales determinadas a lograr dividendos de la victoria de la Guerra Fría, entendiendo por dividendos evitar que eventualmente surgiera una Rusia que volviera a retar la supremacía de Occidente", considera el doctor en Relaciones Internacionales de la Universidad de Salamanca.

No hay orden internacional

Para el académico, el último orden internacional fue la Guerra Fría posterior a la Segunda Guerra Mundial, a partir de lo cual se vive en un “desorden internacional”: "No se puede entender la actual situación en Ucrania, si no se tiene en cuenta el desbalance territorial que implicó la ampliación de la OTAN y la intención de continuar ampliándose".
Hutschenreuter sostiene que "durante los años 1990 hubo una globalización que, uno puede decir que fue un régimen que tuvo algo de orden internacional, básicamente económico". Luego se pasó a un momento de hegemonía estadounidense en la llamada "lucha contra el terrorismo". "Allí hubo cierta convergencia entre China, Rusia y EEUU en función de que el terrorismo era una amenza para todos", agrega.

"Luego de los sucesos del Cáucaso en 2008 y posteriormente en 2014 esta cooperación se difuminó. Desaparece cualquier posibilidad de orden y desde entonces el mundo vive en un desorden internacional. No hay régimen y quienes deberían estar pensando en un régimen internacional, están enfrentados entre sí", puntualiza el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Abierta Interamericana de Buenos Aires.

La no guerra

Lo que sucede entre Occidente y Rusia es "un caso de no guerra, un estado que no es ni de paz ni de guerra. En Ucrania tenemos una situación de confrontación entre Ucrania y Rusia, pero Occidente y la OTAN apoyan a una de las partes: Ucrania", recuerda el académico.
De manera que, más allá de cómo termine la operación militar especial rusa en Ucrania, suponiendo que Moscú logre sus objetivos, “será muy difícil pensar un nuevo orden mundial. La cooperación internacional quedará muy abajo, el sistema multilateral también tendrá pocas posibilidades. Ni siquiera hablo de un orden, sino de un sistema de cooperación", lamenta Hutschenreuter.
La situación actual impactará en las posibilidades de cooperación internacional y tendrá "consecuencias muy negativas para el sistema internacional, que ya desde antes de la pandemia venía en estado de tensión y en algunos casos también, ni de guerra ni de paz".
Nikolái Pátrushev, secretario del Consejo de Seguridad de Rusia - Sputnik Mundo, 1920, 15.03.2022
Internacional
Pátrushev: es obvio que EEUU está ayudando a Ucrania en la creación de armas biológicas y nucleares

Rusia fuera del entramado de seguridad europeo: el afán de la UE

La relación entre Occidente y Rusia desde el fin de la Guerra Fría pasó por distintas etapas, comenta Hutschenreuter.

"La primera, de 1992 a 1994, es una etapa donde Rusia coopera abiertamente con Occidente, durante el tiempo de [Boris] Yeltsin (1991-1999), particularmente con su ministro de Relaciones Exteriores, Andréi Kozyrev, que tuvieron una visión de cooperación un poco romántica en política exterior, que terminó siendo muy ingenua para Rusia, puesto que Occidente no pensaba así".

Esto se explicita en la serie de instancias de seguridad entre EEUU y Europa con Rusia durante la década de 1990, particularmente, el acuerdo de 1997, el acta que regulaba las relaciones de seguridad y cooperación entre la OTAN y Rusia. “Occidente ganó y quería rentabilizar su victoria en la Guerra Fría. Esto implicaba mantener a Rusia abajo", agrega el académico argentino.
"Rusia se sintió lateralizada", a la vez que los acuerdos que se firmaron en materia de seguridad y cooperación implicaron una formalidad para la relación que debía ser más estratégica, sostiene el experto.
"Luego la situación —ya en este siglo— fue deteriorándose, particularmente a partir de 2014. A partir de allí, yo diría que el libreto estratégico de Occidente siempre pasó por Washington, no por Europa", plantea.

"Europa no reflexiona por sí misma"

Europa es un actor que todavía se encuentra dentro de su zona de confort estratégica, sostiene el doctor en Relaciones Internacionales. "No reflexiona por sí misma en clave geopolítica y no lo hizo antes, y eso quizás la llevó a sufrir consecuencias, tanto del terrorismo transnacional como en relación con el conflicto que surgió a partir de 2014".

"Europa debería tener una voz un poco más autónoma. Debería estar viendo este conflicto no desde el punto de vista de la cooperación militar con una parte, en este caso Ucrania, sino buscando la salida diplomática", advierte Hutschenreuter.

Según el académico, Europa debería jugar un rol más relativo a la diplomacia, no a la carga de armas. Europa tiene una posición más de rehén estratégico que de entidad geopolítica independiente.
"Porque si Europa se va a pasar enviando armas a Ucrania es como tirar gasolina al fuego. Va a prolongar la guerra, donde posiblemente va a predominar Rusia”, pronostica.

"Crisis innecesaria"

Las exigencias de seguridad de Rusia, relativas al expansionismo de la OTAN hacia el este, no han sido atendidas a lo largo de la historia reciente, en un escenario en el cual las instancias diplomáticas fallidas sobrevienen en una operación militar especial.

"Creo que fue una crisis innecesaria, ya que hubo mucho tiempo para alcanzar una solución y si no se alcanzó una solución definitiva, podría haberse establecido una moratoria estratégica en relación con la posible dirección de Ucrania hacia la OTAN, porque esta fue la situación que precipitó el conflicto", enfatiza Hutschenreuter.

Según el analista, ante la falta de una respuesta diplomática a esta demanda estratégica de Rusia, "sobreviene una acción militar, que es lo que pasó. Hubo mucho tiempo para pensar y evitar la guerra".
Para Hutschenreuter “fue una crisis innecesaria”, que llevó a la actual situación, con las consecuencias humanitarias, “el desorden territorial que existe y el inicio de un etapa internacional con mucha desconfianza, con más acumulación militar por parte de los países, y con un estado de cooperación internacional muy limitado", concluye.
Militares ucranianos a las afueras de Kiev - Sputnik Mundo, 1920, 15.03.2022
Internacional
Zelenski: Ucrania debe admitir que no entrará en la OTAN
Lo último
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала