Economía (imagen referencial) - Sputnik Mundo, 1920
Economía
Sputnik te explica procesos económicos complejos en palabras simples.

"México no debe ver al T-MEC con EEUU y Canadá como la solución a sus problemas"

© Foto : Cortesía del Gobierno de MéxicoFirma del T-MEC entre los expresidentes de México y Estados Unidos, Enrique Peña Nieto y Donald Trump, y el actual mandatario de Canadá, Justin Trudeau, en 2018.
Firma del T-MEC entre los expresidentes de México y Estados Unidos, Enrique Peña Nieto y Donald Trump, y el actual mandatario de Canadá, Justin Trudeau, en 2018.  - Sputnik Mundo, 1920, 02.07.2022
Síguenos en
Mundo
Video
A dos años de su entrada en vigor, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) tiene una serie de claroscuros que abren una pregunta tan necesaria como puntillosa: ¿a quién beneficia realmente este acuerdo?
Aunque el nuevo tratado impulsado por Donald Trump pretende fomentar la integración regional y el desarrollo comercial igualitario, México se sigue enfrentando al mismo problema que tenía con el viejo Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN): su actividad industrial crece, pero esto no se traduce en mejores salarios ni en mejores condiciones económicas para la sociedad.
Si bien esta situación es consecuencia de las políticas internas mexicanas, también es cierto que la circunstancia ha sido aprovechada históricamente por Estados Unidos y Canadá para sacar mayor provecho de sus acuerdos comerciales, en algo que la exviceministra de Relaciones Económicas de Bolivia, María Luisa Ramos Urzagaste, llama una "típica visión colonialista".
Por ello, el T-MEC no debe ser visto como la solución a todos los problemas de México. En primera porque es un tratado que no derivó de un interés común, sino de una amenaza de Donald Trump, quien amagó con salirse del TLCAN porque, según él, era el peor tratado comercial que había firmado Washington en décadas, algo que nunca pudo probar el republicano con datos fehacientes.

"El T-MEC nunca estuvo en el horizonte de México, menos en el de Canadá. Lo importante aquí es que México no vea a este tratado como una panacea o una solución a todos sus problemas, sino como una realidad que nos aporte algunas lecciones sobre cómo está distribuida nuestra estructura industrial económica exportadora. Porque es un hecho que el desarrollo ha sido desigual", observa Ignacio Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en entrevista con Sputnik.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard y el embajador chino Zhu Qingqiao - Sputnik Mundo, 1920, 14.05.2022
Internacional
México y China: una amistad que EEUU no ve con buenos ojos
El especialista aporta algunos números y señala un grave problema para la economía mexicana: a raíz de la cercanía geográfica con Estados Unidos y Canadá y de los acuerdos comerciales que se han firmado en las últimas décadas, México ha logrado un desarrollo industrial y comercial muy desigual. Mientras en el norte se concentra el mayor potencial exportador del país —52,7%—, en el sur sólo se concentra el 0,8%.
"El norte sigue conservando el potencial exportador que tiene desde hace 30 años", apunta. "Y aunque México ha sido el más beneficiado por los tratados comerciales en cuestión de exportaciones, a su vez es el país en el que más se ha profundizado la desigualdad estructural", dice.
La solución para equilibrar el potencial exportador de México y su respectiva actividad industrial —propone Martínez Cortés— es impulsar un nuevo modelo de industrialización orientada al desarrollo, en el cual se debe invertir en tecnología, educación y conectividad, no sólo en manufactura, que es el sector que más le interesa a lo inversionistas estadounidenses. De este modo, México dejaría de ser una maquila y una mano de obra barata para Norteamérica.

Mucha industria, ¿pero a qué costo?

El problema de los tratados comerciales —tanto del T-MEC como del TLCAN— es que nunca han ido acompañados de políticas migratorias que permitan el libre flujo de mano de obra, por lo cual se generan crisis humanitarias como las que actualmente se viven en la frontera sur de Estados Unidos, advierte un informe del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag).
El programa Quédate en México —impulsado por el Gobierno de Trump— provocó que decenas de miles de migrantes no pudieran cruzar la frontera a Estados Unidos y debieran esperar durante meses o hasta años en suelo mexicano para que se resolviera su estatus migratorio. Durante ese tiempo, las personas desplazadas caían en las garras del crimen organizado o simplemente desistían de su sueño americano.
Las tragedias provocadas por las políticas migratorias de México y Estados Unidos son incontables. Quizá la más alarmante de ellas ocurrió el 27 de junio pasado, cuando 53 migrantes procedentes de México y Centroamérica murieron hacinados y asfixiados a bordo de un camión que fue abandonado en las afueras de la ciudad de San Antonio, en Texas.
Muchas de las personas que cruzaron la frontera a bordo de ese tráiler lo hicieron porque no encontraron trabajo en sus lugares de origen, como Guanajuato, estado donde se concentra una gran cantidad de armadoras de automóviles de Estados Unidos, como General Motors.
Detenciones de migrantes en EEUU - Sputnik Mundo, 1920, 28.06.2022
América Latina
Migrantes muertos en Texas fueron rociados con condimento para carne

"Desde hace años, Estados Unidos se ha beneficiado del sector automotriz porque en México encuentra los costos de producción más baratos, una situación que le ha generado grandes ventajas, sobre todo en estos tiempos en los que se vive una crisis global en la cadena de suministros", apunta Ignacio Martínez Cortés, de la UNAM.

De ese modo, dice, las empresas estadounidenses aprovechan la cercanía geográfica con México para ahorrarse costos en transporte y almacenamiento. Sin embargo, los bajos salarios que se pagan al trabajador mexicano en esas compañías son una realidad rampante desde hace más de tres décadas, cuando se firmó el TLCAN, antecesor del T-MEC.

"Si consideramos que la economía mexicana depende en más del 80% de la de la Unión Americana, entonces entendemos por qué nuestro país aceptó subordinarse a las exigencias del vecino del norte. Nunca fue algo entre pares y, lo que sí, es que al firmarlo México cedió soberanía económica y política, y terminó por supeditarse a las conveniencias estadounidenses", alertó en 2020 Claudia Maya, académica del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN) de la UNAM, a pocas semanas de que entrara en vigor el T-MEC.

La Administración de Andrés Manuel López Obrador confía en el T-MEC como un gran detonador económico. Y lo es, al menos en el sector manufacturero. Un informe de Grupo Prodensa indica que, a pesar de la pandemia de COVID-19, la demanda de otros países por un espacio industrial en México alcanzó un nuevo récord en 2021, con una cifra total de 3,5 millones de metros cuadrados.
El precio del crudo mexicano alcanza máximos históricos por la situación en Ucrania - Sputnik Mundo, 1920, 02.06.2022
América Latina
El petróleo mexicano se beneficia del conflicto en Ucrania, pero tiene un problema...
Los números anteriores explican parte de la política económica de México. En momentos en que la inflación está en su mayor nivel en 21 años, el país latinoamericano diseña diversos planes para evitar que su economía se estanque. Uno de ellos es el nearshore, un modelo productivo mediante el cual las empresas subcontratan trabajadores en otros países para disminuir sus costos.
Por ejemplo: Apple construye la mayoría de sus dispositivos en China porque en el gigante asiático ofrece sueldos más bajos que los que ofrecería a trabajadores en Estados Unidos. A esa técnica se llama offshore. El nearshore, en cambio, llevaría a Apple a producir sus artículos en México, un país que está mucho más cerca de Estados Unidos. De este modo, la compañía ahorraría costos de transportación, aranceles y logística. A la vez, en México se crearían miles de empleos.
Según ha dicho Tatiana Clouthier, secretaria de Economía de México, este modelo nearshore puede ser útil para México, ya que en China los costos laborales se han incrementado debido a la guerra comercial con Estados Unidos y al conflicto en Europa del Este entre Rusia y Ucrania, un fenómeno geopolítico que ha profundizado la crisis en la cadena de suministros de todo el mundo.
De este modo, el país gobernado por Andrés Manuel López Obrador podría tomar una ventaja competitiva frente a China u otros países maquiladores por excelencia. El problema es qué tan bien o qué tan pagados estarán esos empleos.
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador - Sputnik Mundo, 1920, 06.05.2022
América Latina
Senado de EEUU se lanza contra AMLO: "México no está siguiendo el T-MEC"
Lo último
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала