América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

"Si Cunha deja de ser diputado, podría entrar en la cárcel en un año"

© REUTERS / Ueslei MarcelinoEduardo Cunha, presidente del Congreso de los Diputados de Brasil
Eduardo Cunha, presidente del Congreso de los Diputados de Brasil - Sputnik Mundo
Síguenos en
Mundo
Video
RÍO DE JANEIRO (Sputnik) — Si el diputado Eduardo Cunha pierde su mandato podría enfrentarse a la causa penal vinculada a las investigaciones de la Operación Lava Jato, explicó a Sputnik el profesor de Derecho de la Fundación Getúlio Vargas (FGV) de Río de Janeiro Michael Mohallem.

"Si pierde el mandato pierde el foro privilegiado y pasa a estar bajo el ámbito del juez Sérgio Moro [responsable de las investigaciones de la Operación Lava Jato en la justicia ordinaria], la condena y prisión podría tener lugar en el margen de un año", se aventura el profesor.

Eduardo Cunha, expresidente de la Cámara de Diputados de Brasil - Sputnik Mundo
América Latina
Analistas: Cunha tiene una tropa de choque para librarse de cualquier castigo
Para la mayoría de analistas políticos es obvio que la renuncia de Cunha forma parte de un acuerdo entre el PMDB, el presidente interino Michel Temer y el propio Cunha, puesto que este paso busca cerrar la crisis en el Congreso Nacional; a cambio el PMDB colocaría como sustituto a un hombre capaz de convencer a los diputados para que no voten a favor de derribar el mandato de Cunha como diputado, que es lo que se discute ahora en la Comisión de Constitución y Justicia (CCJ).

Según Mohallem, a pesar de todas las artimañas para atrasar la votación será muy difícil que Cunha continúe como diputado a medio plazo.

"El voto es abierto, cada diputado lo expondrá públicamente y eso puede costar caro en las elecciones de 2018, los parlamentarios lo tendrán en cuenta y serán cautelosos", explica Mohallem, recordando que la opinión pública pasará factura a los diputados que pretendan darle un balón de oxígeno.

El profesor opinó que "Cunha perderá el mandato de diputado, pero no este mes, quizá en agosto o septiembre, seguramente después del "impeachment" de Dilma".

Mohallem recuerda que todos los esfuerzos de Cunha por mantenerse como diputado se deben a que la justicia de primera instancia es mucho más rápida, por lo que le conviene seguir teniendo foro privilegiado y ganar tiempo mientras los magistrados del Supremo estudian su caso.

"El Supremo podría tardar tres o cuatro años, tal vez más, en condenarle (…) el juez Sérgio Moro, en cambio, ha demostrado mucha capacidad para condenar; Cunha está intentando huir de Moro como el diablo de la cruz", remarca el profesor, que a pesar del escepticismo de muchos brasileños cree que un día Cunha dormirá entre rejas.

Los diputados brasileños eligen este miércoles al nuevo presidente de la Cámara, el sucesor de Eduardo Cunha (PMDB), que a partir de ahora empezará a desarrollar en un segundo plano las maniobras para intentar conservar su mandato de diputado.

Eduardo Cunha, presidente del Congreso de los Diputados de Brasil - Sputnik Mundo
América Latina
Temer dio el visto bueno a la dimisión de Eduardo Cunha
Cunha está desde hace meses en el centro de la Operación Lava Jato, que investiga la trama de corrupción en la compañía semiestatal Petrobras.

Aunque tiene 11 causas abiertas en su contra en el Tribunal Supremo Federal, la acusación más importante se refiere al supuesto cobro de cinco millones de dólares en concepto de soborno a cambio de dar luz verde a la compra de unos barcos coreanos para Petrobras.

Además, la fortuna que habría amasado a través de esa trama corrupta la habría escondido en varias cuentas secretas en Suiza.

Eduardo Cunha, presidente apartado de la Cámara de Diputados de Brasil - Sputnik Mundo
América Latina
Dimite el presidente de la Cámara de Diputados de Brasil, Eduardo Cunha
En paralelo a las acusaciones de corrupción, Cunha se convirtió en un personaje clave en el "impeachment" contra la presidenta Dilma Rousseff, que para los aliados de la líder petista arrancó como un simple acto de venganza contra el Partido de los Trabajadores (PT).

Cunha sacó del cajón la petición de juicio político contra Rousseff horas después de que los diputados del PT votaran a favor de que el Consejo de Ética de la Cámara abriera un proceso contra Cunha por sospechas de corrupción.

Las investigaciones en el Consejo de Ética avanzaron lentamente debido a los obstáculos procesuales que ponían los aliados de Cunha, pero finalmente, tras ocho meses, los diputados de esta comisión especial concluyeron que Cunha no podía seguir en la presidencia.

La decisión fue reforzada por una sentencia del Tribunal Supremo Federal, que apartó a Cunha de su cargo.

Dilma Rousseff, presidenta de Brasil - Sputnik Mundo
América Latina
Rousseff se fortalece con la dimisión de Cunha
El vicepresidente de la Cámara Waldir Maranhão empezó entonces a ejercer la presidencia de forma interina, pero Cunha seguía siendo el presidente "de facto", a pesar de no poder ejercer.

La situación dio un vuelco la semana pasada, cuando tras numerosas declaraciones públicas negando esa posibilidad, Cunha presentó su dimisión como presidente de la Cámara.

En su discurso, con lágrimas en los ojos, dijo estar siendo represaliado por haber dado inicio al proceso que ha apartado temporalmente a Rousseff y por haber llevado a votación propuestas de ley de corte conservador que no son del agrado de muchos diputados.

Pero Cunha renunció a su cargo de presidente de la Cámara, no al de diputado, ya que éste le concede el foro privilegiado, una suerte de escudo ante la Justicia, ya mientras sea una autoridad pública sólo puede ser juzgado por el Tribunal Supremo Federal.

Lo último
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала