América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

Honduras y El Salvador: nuevas broncas, viejas inquinas

© AP Photo / Arnulfo FrancoBandera de Honduras
Bandera de Honduras - Sputnik Mundo, 1920, 28.10.2021
Síguenos en
Mundo
Video
SAN SALVADOR (Sputnik) ‚ÄĒ Los crecientes roces entre Honduras y El Salvador por unas islas en el Golfo de Fonseca recuerdan que estos vecinos libraron en 1969 una ef√≠mera guerra achacada, falsamente, al f√ļtbol.
En el m√°s reciente cap√≠tulo de esta saga, los gobiernos de Honduras y Nicaragua dejaron fuera a El Salvador en el llamado tratado Integracionista del Bicentenario, cuyo objetivo, afirman, es trazar "una ruta de paz y prosperidad" para los pa√≠ses ba√Īados por el codiciado brazo de mar.
Mediante dicho documento, Managua reconoce la soberanía de Tegucigalpa sobre el Golfo de Fonseca, un entrante en el océano Pacífico que cubre unos 3.200 kilómetros cuadrados, salpicado por un archipiélago que ha sido motivo recurrente de rifirrafes limítrofes.
Golfo de Fonseca - Sputnik Mundo, 1920, 28.10.2021
América Latina
Golfo de Fonseca, un espacio para la integración centroamericana
Hace apenas dos semanas el presidente Juan Orlando Hern√°ndez ratific√≥ la soberan√≠a hondure√Īa sobre dichas aguas y en particular sobre la isla Conejo, un promontorio de medio kil√≥metro cuadrado que tambi√©n reivindica El Salvador.
En aquella ocasi√≥n, Hern√°ndez asegur√≥ que la Fuerza Armada de Honduras defender√≠a la patria a cualquier precio, y el presidente salvadore√Īo, Nayib Bukele, le sugiri√≥ en redes sociales comerse un chocolate, su peculiar manera de llamar "diva" a sus rivales.
Pero su reacción fue menos divertida al conocer el pacto recién rubricado por Hernández con el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y se preguntó en redes sociales "qué dirían los demócratas de la Casa Blanca" si él hubiera firmado ese "tratado geopolítico".

Nacionalismo… presente

Como de costumbre, las redes sociales se volvieron un campo de batalla donde el nacionalismo asom√≥ su oreja peluda, la misma que hace medio siglo exacerb√≥ los √°nimos durante unos partidos de f√ļtbol salpicados de violencia, patrioterismo y xenofobia, y derivaron en una guerra.
Reynaldo V√°squez, expresidente de la Federaci√≥n Salvadore√Īa de F√ļtbol  - Sputnik Mundo, 1920, 23.08.2021
América Latina
Expresidente de Federaci√≥n Salvadore√Īa de F√ļtbol se declara culpable en caso FifaGate
Aquel fue un conflicto tan ef√≠mero, que algunos lo recuerdan como la Guerra de las Cien Horas, y otros como la Guerra del F√ļtbol, t√©rmino acu√Īado por el corresponsal polaco Ryszard Kapuscinski (1932-2007), testigo y relator de lujo de aquel sangriento sinsentido.
Las tropas catrachas y cuscatlecas se enfrentaron del 14 y el 18 de julio de 1969, en combates que dejaron m√°s de 5.000 muertes, seg√ļn cifras oficiales, y cuyo horror relat√≥ Kapuscinski casi desde el mismo frente de guerra, donde un fuego cruzado casi acaba con su vida.

Nunca se trat√≥ del f√ļtbol

El f√ļtbol inspir√≥ la versi√≥n m√°s folcl√≥rica ‚ÄĒo novelada, seg√ļn se quiera‚ÄĒ de aquella guerra, cuyas ra√≠ces hay que buscarla en viejas rivalidades, factores de idiosincrasia y los poderes f√°cticos que llevaban las riendas de ambos pa√≠ses, latifundistas unos, militares otros.
Casi 300.000 salvadore√Īos viv√≠an por entonces en Honduras, un pa√≠s cinco veces m√°s grande que su vecino, pero con menos poblaci√≥n. La posibilidad de trabajar aquellas tierras o quiz√°s en alguna compa√Ī√≠a estadounidense, hizo que muchos dejaran al Pulgarcito de Am√©rica.
Mural en homenaje a José de la Paz Herrera - Sputnik Mundo, 1920, 29.04.2021
América Latina
Honduras llora a la Biblia de su f√ļtbol
La √©lite de familias salvadore√Īas que manejaban al pa√≠s como una finca de su propiedad estimul√≥ esa migraci√≥n masiva, para aliviar la presi√≥n sobre la posesi√≥n de la tierra y los llamados para hacer una redistribuci√≥n, pero aquello no le conven√≠a a Honduras.
El entonces presidente hondure√Īo, Oswaldo L√≥pez Arellano, aprob√≥ en ese contexto una reforma agraria que se enfoc√≥ en las tierras que trabajaban los emigrantes, no las que pose√≠an sus propios terratenientes y las compa√Ī√≠as estadounidenses.
Ante la deportaci√≥n masiva de migrantes, la oligarqu√≠a cuscatleca le reclam√≥ al presidente Fidel S√°nchez acciones militares, mientras los medios de prensa reportaban la persecuci√≥n, vej√°menes y asesinatos de salvadore√Īos en Honduras.
Con los ánimos crispados, sobrevino el cruce futbolero entre El Salvador y Honduras: ninguno de estos países había clasificado nunca a un Mundial, y ganar el pase se volvió asunto de orgullo nacional. Fallar ante el enemigo equivalía a una traición…

Saldo fatal

Honduras ganó 1-0 como local el primer partido, y en El Salvador, desconsolada, una adolescente se suicidó con el revolver de su padre. Su entierro devino manifestación popular, y enardeció a una muchedumbre dispuesta a vengarse cuando los catrachos vinieran a sus predios.
En efecto, la vuelta fue un aut√©ntico calvario para los hondure√Īos, que hasta el √ļltimo instante temieron por sus vidas. El Salvador gan√≥ 3-0, y fue necesario un tercer duelo, disputado luego en M√©xico, cancha neutral‚Ķ
¬ŅCu√°les son las causas de las protestas en El Salvador? - Sputnik Mundo, 1920, 27.10.2021
GPS Internacional
¬ŅCu√°les son las causas de las protestas en El Salvador?
En ese trance, El Salvador rompió sus relaciones diplomáticas con Honduras, y el 14 de julio ordenó una invasión militar y una ofensiva aérea, que desató los enfrentamientos entre dos ejércitos tan parecidos, que a ratos se confundían entre ellos.
Cuatro d√≠as despu√©s, la presi√≥n internacional propici√≥ el cese al fuego y el fin de un conflicto que dej√≥ miles de civiles hondure√Īos muertos o desplazados, agudiz√≥ la pobreza existente y leg√≥ un resentimiento que a√ļn perdura, y que convendr√≠a no agitar.
Lo √ļltimo
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
–ó–į–≥–ĺ–Ľ–ĺ–≤–ĺ–ļ –ĺ—ā–ļ—Ä—č–≤–į–Ķ–ľ–ĺ–≥–ĺ –ľ–į—ā–Ķ—Ä–ł–į–Ľ–į