América Latina
Desde el Río Bravo hasta Tierra del Fuego, noticias, reportajes y análisis sobre la realidad latinoamericana

La Estancia de Neptuno, un negocio privado en Cuba que no se rinde, a pesar de las crisis

© Foto : Cortesía La Estancia de NeptunoLobby de La Estancia de Neptuno, en Cuba
Lobby de La Estancia de Neptuno, en Cuba - Sputnik Mundo, 1920, 13.01.2022
Síguenos en
Mundo
Video
Los cobros desiguales por parte de operadores internacionales, la pandemia del COVID-19, las sanciones de EEUU, y la crisis económica que atraviesa Cuba, son los principales obstáculos que enfrentan hoy los operadores privados de la hotelería, un sector pujante que mucho puede contribuir al despegue y desarrollo económico en el país.
"Si miramos en nuestro entorno, una de las pocas casas que se dedican al hospedaje al turismo internacional que ha podido mantenerse abierta es la nuestra. Muchas han tenido que cerrar porque se les ha hecho insostenible mantener el negocio", comentó a Sputnik la propietaria de La Estancia de Neptuno, Rosa María Valdés, una empresaria que se niega a rendirse a pesar de las adversidades.

Negocio

La Estancia de Neptuno, con poco más de 10 años de existencia, inició sus operaciones en 2011 como un negocio familiar de hospedaje con una sola habitación, hasta llegar a tres, que comenzó a dar sus frutos a partir del 2014 y que funcionó de manera próspera hasta mediados de 2019.
Ese año enfrentó la primera baja a consecuencia de las sanciones aplicadas a Cuba, en ese entonces, por el Gobierno de EEUU, que impactó severamente en el turismo, particularmente en los negocios privados dedicados a esta actividad.
Fue a partir de allí que inició un decrecimiento que tuvo su clímax a partir del 2020 y hasta hoy, cuando se agregaron las consecuencias del cierre de fronteras internacionales como resultado de la propagación del COVID-19.

Conflictos con los proveedores

Desde el año 2015, la plataforma digital internacional Airbnb, dedicada a la oferta de alojamientos a particulares y turísticos, lanzó sus servicios en Cuba y acaparó buena cantidad de arrendadores privados en la isla.
Sin embargo, sus servicios se vieron limitados por las medidas restrictivas adoptadas durante el mandato del entonces presidente de EEUU, Donald Trump (2017-2021) y mantenidas con la actual administración de Joe Biden.
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezRosa María Valdés, propietaria de La Estancia de Neptuno
Rosa María Valdés, propietaria de La Estancia de Neptuno - Sputnik Mundo, 1920, 14.01.2022
Rosa María Valdés, propietaria de La Estancia de Neptuno
El pasado 3 de enero, Airbnb pagó una multa de 91.000 dólares, impuesta por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) de EEUU por aceptar la presencia de huéspedes estadounidenses en Cuba y de esta forma, violar las sanciones impuestas por Washington.
"La multa que el Gobierno de EEUU aplicó recientemente a Airbnb creará más problemas en el futuro y repercutirá negativamente en los arrendadores privados cubanos", comentó Valdés.
"Ya las cosas no venían bien —agregó la emprendedora—, pues a consecuencia de las sanciones de EEUU, Airbnb cobra a los clientes en divisas internacionales y paga a los arrendadores en la isla en pesos cubanos y eso, no da la cuenta".
En su análisis, Valdés insistió qué, si Airbnb paga a los propietarios de hospedajes en pesos cubanos y no en dólares o euros, quizás —dice— "puedes pagar el consumo de electricidad, gas, agua, pero ¿cómo compras los insumos en las tiendas mayoristas que venden en monedas libremente convertibles (divisas fuertes)?".
Esta plataforma internacional paga a los operadores privados en Cuba en moneda nacional en una tasa variable (la tasa oficial de cambio es 24 pesos cubanos por un dólar estadounidense), pero que nunca llega al verdadero valor del dólar en el mercado negro que fluctúa entre 70 y 75 pesos, y del euro que supera los 80 pesos.
A su vez, esta situación se agrava porque el Gobierno cubano no vende divisas fuertes en los bancos al cambio oficial, lo que deja abierta la senda para que los especuladores controlen el mercado financiero.
© Sputnik / Miguel Fernández MartínezRosa María Valdés, propietaria de La Estancia de Neptuno
Rosa María Valdés, propietaria de La Estancia de Neptuno - Sputnik Mundo, 1920, 14.01.2022
Rosa María Valdés, propietaria de La Estancia de Neptuno
"Hay que hacer malabares para mantenerte, porque tus ganancias son en una moneda nacional muy deprimida, pero tienes que acceder a lo que necesitas para que el negocio funcione con divisas fuertes que no tienes", subrayó la propietaria de La estancia de Neptuno.

Impacto del COVID-19

Además de Airbnb, los arrendadores en la isla interactúan con otras plataformas internacionales como Hostelworld y Booking, pero la aparición de la variante ómicron y otras nuevas cepas del COVID-19 han vuelto a limitar el flujo de turistas a Cuba, principalmente desde Europa, incluso con cancelaciones de reservas ya hechas.
Esta situación ha obligado a muchos dueños de hostales a reducir drásticamente los precios —hasta un 70%— para tratar de estimular la entrada de clientes.
La playa de Varadero de Cuba - Sputnik Mundo, 1920, 10.09.2021
América Latina
Cuba sigue apostando por el turismo a pesar de la pandemia
Aun con la rebaja de precios, desde que se abrieron las fronteras internacionales en noviembre pasado, la capacidad de hospedaje en este negocio se mantuvo por debajo del 30% de ocupación, y con turistas conocidos como mochileros, que solo consumen el hospedaje, y no generan ingresos por alimentación, consumo de bebidas, y otros.
A esto hay que unirle que, desde marzo de 2020 hasta enero de 2021, el negocio detuvo sus operaciones por las cancelaciones de las reservaciones y el cierre de fronteras, con una breve apertura que apenas duró, y se mantuvo vacío hasta noviembre de 2021.

Pago a los trabajadores

Para Rosa María, uno de los pilares de su negocio son los empleados que la apoyan para sostener su hostal, por lo que, a pesar de la crisis con los hospedajes en 2020, se mantuvo el pago a los trabajadores durante tres meses, y después se decidió reformular el sistema de trabajo para mantenimiento del lugar.
Después de su reincorporación con el inicio del proceso de normalización epidemiológica, hubo que aumentar el salario de los trabajadores, teniendo en cuenta la inflación galopante que se generó después de la aplicación de la Tarea Ordenamiento —una medida gubernamental que unificó la moneda e intentó equilibrar las finanzas en el país— pues ellos son los que garantizan los servicios al turista.
© Foto : Cortesía La Estancia de NeptunoHabitaciones de La Estancia de Neptuno
Habitaciones de La Estancia de Neptuno - Sputnik Mundo, 1920, 14.01.2022
Habitaciones de La Estancia de Neptuno
Eso significó a pagar más dinero por concepto de salario para evitar el éxodo de los trabajadores a otros negocios más lucrativos.
"Nosotros, como propietarios, apenas ingresamos dinero de manera individual, y prácticamente tenemos que desembolsar de nuestras reservas y ahorros para mantenernos a flote, resistir y no tener que cerrar el negocio", enfatizó Rosa María Valdés.

Perspectivas

"A pesar de la crisis —pronostica—, los inconvenientes y los daños a la economía familiar, pienso que las perspectivas de estos negocios pueden ser buenas porque la pandemia no será eterna, y el país has comenzado a organizarse".
Considera que con una eventual normalización de la situación epidemiológica internacional comenzará a fluir de nuevo el turismo, fundamentalmente el europeo y de algunos países latinoamericanos.
"El COVID-19 no va a ser eterno, y con bloqueo o sin bloqueo [de EEUU] podremos seguir y compensar las pérdidas de un sector importante del turismo como el estadounidense, que se cubre con las llegadas de Francia, Italia, Suecia, España, Alemania, Inglaterra, y otros países europeos, junto a latinoamericanos que llegan de Argentina, Colombia, Chile, México, y Brasil", enfatizó.

Problemas internos

Los problemas internos de la economía también golpean severamente en el desarrollo de los negocios particulares en Cuba, principalmente los desabastecimientos y la inflación.
Para Valdés, aunque no hay acceso a monedas fuertes (divisas), los precios cada día suben más, faltan cosas esenciales para ofrecer servicios adecuados a los turistas, todo se dificulta, "hay que seguir resistiendo y no rendirse".
La guía turística de los rusos en Cuba
Lo último
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала