- Sputnik Mundo, 1920
Octavo mandamiento
Cuando los principios son irreductibles. Cuando la verdad se abre paso ante una de las más graves pandemias de la actualidad: la de las noticias falsas. Ahí está 'Octavo mandamiento', para revelar lo que otros intentan ocultar.

Alemania, socio prioritario de Rusia

Alemania, socio prioritario de Rusia
Síguenos en
Mundo
Video
Lo afirmó Vladímir Putin en su encuentro con el canciller alemán, Olaf Scholz. Moscú extiende la mano a la OSCE. Campaña de desinformación de Occidente respecto a Rusia al descubierto. Tulsi Gabbard vapulea a Joe Biden respecto a Rusia. ¿Recurrirá EEUU a su "antiguo" método en Ucrania? Estos y otros temas en Octavo Mandamiento.

Alemania, el gran socio de Rusia

Últimamente, no hay ni un solo día que no estuviese marcado por una o varias reuniones de altos cargos rusos con sus homólogos occidentales. Este martes 15, en Moscú tuvo lugar la primera reunión en persona del presidente ruso, Vladímir Putin, y el nuevo canciller federal de Alemania, Olaf Scholz, quien visitó la capital rusa tras viajar el lunes a Kiev.
Al comienzo del encuentro en el Kremlin, Putin dijo que le "es grato conocerle" a Scholz y recibirle en Moscú. Tras señalar de entrada que Alemania es "nuestro socio prioritario en general, y en Europa, en particular", el mandatario ruso constató que la energía es uno de los derroteros prioritarios de la cooperación ruso-alemana.
"Últimamente nos hemos dedicado enérgicamente a diversificar nuestras relaciones, desarrolladas en diversos ámbitos, pero es tradicional que la energía sea uno de los derroteros prioritarios. Rusia es un proveedor fiable de recursos energéticos, los cuales suministra sin interrupciones y según las reglas del mercado. Durante las muchas décadas de cooperación, Rusia no falló ni una sola vez en el suministro de productos energéticos. Sin lugar a dudas, dedicaremos una considerable parte de nuestra reunión a asuntos europeos vinculados con la seguridad y los acalorados debates sobre los acontecimientos que se desarrollan en torno a Ucrania", dijo Putin.
El canciller Scholz, por su parte, destacó la necesidad de sostener el diálogo, sobre todo en lo concerniente a los problemas de seguridad. "Está muy bien que tengamos unos vínculos económicos tan densos, como ha dicho usted ahora, y que los sigamos desarrollando. Hoy día, en que ha surgido una situación muy complicada en materia de paz y seguridad en Europa, es muy importante estar en contacto, y me alegra que eso se haya hecho posible, que podamos debatirlo", dijo Scholz, al subrayar la importancia de solucionar las dificultades que surgen mediante el diálogo.

Moscú extiende la mano a la OSCE en un "momento difícil" que vive la organización

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, anunció la disposición de Moscú a ayudar a Polonia, que ejerce la presidencia de turno en la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa [OSCE] en un momento difícil por haberse acumulado muchos problemas de competencia de este organismo. Así, el canciller ruso celebró este martes unas negociaciones con su par de Polonia, Zbigniew Rau, quien preside actualmente la OSCE.
"Usted ha asumido la presidencia de la OSCE en un momento no de los mejores porque se han acumulado muchos problemas en los últimos años que socavan los cimientos de la organización y los objetivos planteados ante ella: ser una plataforma de cooperación, diálogo y el logro de compromisos. Hoy trataremos de encontrar puntos comunes para ayudar a nuestros socios polacos a alcanzar resultados positivos durante la presidencia de la OSCE", dijo Lavrov al dar la bienvenida a su par de Polonia.
Mientras, Rau resaltó la relevancia de la reunión con el canciller ruso. "Nuestro encuentro de hoy es de especial importancia. Tenemos que examinar numerosos temas relacionados con la agenda de la OSCE".
Al término de las conversaciones a las que Lavrov calificó de "muy útiles y sustanciales".

"Humillados y derrotados sin un sólo disparo": la mentira occidental sobre la 'invasión' rusa a Ucrania se cae a pedazos

"El 15 de febrero de 2022 entrará en la historia como el día del fracaso de la propaganda occidental de guerra. Están humillados y derrotados sin un sólo disparo". Lo escibió en su canal de Telegram la portavoz de la Cancillería rusa, María Zajárova, refiriéndose a los falsos pronósticos de la agencia norteamericana Bloomberg, según los cuales Rusia tendría que haber 'invadido' a Ucrania este martes.
"¿Podría este medio de desinformación masiva aclarar su predicción?", preguntó la diplomática dirigiéndose a Bloomberg, que hace unos días anunció la fecha de la 'agresión' rusa. Citando a "funcionarios familiarizados con el asunto", la agencia afirmaba que las posibles acciones de Moscú podrían incluir "una provocación en la región de Donbás" o "un ataque conta la capital del país, Kiev".
Este mismo medio había publicado anteriormente el titular "Rusia invade Ucrania" en su página web, una noticia que se vio obligada a eliminar ante el aluvión de críticas internacionales, al tiempo que desde el Kremlin manifestaron que el término 'fake news' podría ser sustituido por el de 'Bloomberg news'. Asimismo, el portavoz presidencial ruso señaló que la publicación mentirosa de Bloomberg pone de manifiesto los peligros de las declaraciones agresivas de Occidente y muestra cómo este tipo de informaciones pueden conducir a consecuencias irreparables.
El caso de Bloomberg no es para nada excepcional. The New York Times también pronosticaba una invasión rusa en Ucrania este 15 de febrero, basándose en un supuesto informe filtrado de diplomáticos y responsables de Inteligencia de EEUU. En este contexto, se planteaban dos 'posibles' opciones. La primera era que Rusia entrara desde tres puntos diferentes haciendo un movimiento de pinza para invadir la capital, Kiev.
Otra hipótesis contemplaba que Rusia iniciara una guerra lenta y de desgaste. En este caso, se preveía una entrada por el Este, por las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk, y que a partir de allí empezara la operación por anexionar todo el país, donde la intención habría sido crear pánico e ir desgastando el Ejército ucraniano para provocar que miles de personas huyeran del país.
Por si fuera poco, se hizo un pronóstico de cuántas víctimas mortales habría en caso de que estallara el conflicto: entre 25.000 y 50.000 civiles muertos, entre 5.000 y 25.000 efectivos del Ejército ucraniano y entre 3.000 y 10.000 miembros de las tropas rusas. Además, se calculaba que el conflicto habría provocado entre uno y cinco millones de desplazados internos o refugiados.
Obviamente, los argumentos de Moscú de que las maniobras de su Ejército que tanto 'asustaron' a Occidente –y que se llevaron a cabo en territorio nacional– habían sido anunciadas previamente, y que los soldados volverían a sus cuarteles al término de los ejercicios, o no aparecían en los medios dominantes, o fueron presentados como la otrora 'falacia' del Kremlin.
Mientras, este 15 de febrero el Ministerio de Defensa ruso mostró una columna de tanques militares y otros equipos desplazándose hacia las plataformas ferroviarias para retornar a sus bases de origen tras haber completado las maniobras conjuntas con Bielorrusia. Tal y como explicó el portavoz de la cartera castrense, el general de división Igor Konashénkov, destacamentos de los distritos militares Sur y Oeste cumplieron sus misiones en las maniobras conjuntas 'Resolución Aliada' en Bielorrusia.
Unas maniobras que se realizan en dos etapas y tienen como fin poner a prueba la respuesta a las agresiones del exterior. La primera etapa inició el 9 de febrero y consistía en redesplegar y establecer agrupaciones de tropas en el territorio bielorruso, organizar la protección de las instalaciones estatales, militares y de la frontera aérea de su vecino aliado. Además, se comprobó la preparación de las fuerzas de defensa aérea para llevar a cabo sus tareas de cobertura.
La segunda etapa inició el 10 de febrero y se extenderá hasta el 20 de febrero. Esta fase final consta de maniobras de lucha contra el terrorismo, en particular, de corte de los canales de entrega de armas y municiones, así como de destrucción de los grupos armados ilegales y de las unidades de sabotaje y reconocimiento.
"Siempre hemos dicho que las tropas volverán a sus bases cuando terminen las maniobras. Este es el caso también esta vez", constató el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, al subrayar que "Rusia efectuó y efectuará ejercicios militares en todo su territorio", siendo su "derecho" realizar maniobras ahí en su territorio donde lo considere "conveniente", algo que "no se discute con nadie".
Además, Peskov calificó la campaña de desinformación sobre la 'invasión rusa' a Ucrania como "una histeria fingida" que "no se basa en nada". Agregó que verter acusaciones gratuitas, organizar evacuaciones de diplomáticos, anunciar que habrá que cortar cables y destruir equipos en Embajadas, y cosas por el estilo, "es una práctica absolutamente perniciosa".
Reveló, asimismo, que ya el propio presidente Vladímir Putin "a veces bromea y pide averiguar si publican en alguna parte la hora exacta en que va a comenzar la guerra".

"Ataque de falsa bandera": ¿recurrirá EEUU a su "antiguo" método en Ucrania?

Un "ataque de falsa bandera" destinado a "justificar una agresión de EEUU y la OTAN contra Rusia". Es lo que estarían preparando en Ucrania los servicios de inteligencia norteamericanos, "expertos en este tipo de operaciones", según alertó a Sputnik Percy Alvarado Godoy, exagente de la Seguridad del Estado cubano.
Denunció que "el uso de las operaciones de falsa bandera" es un método "muy antiguo" utilizado para alcanzar objetivos que van, desde "causar un daño a ciertas personas o ciertos grupos", hasta "provocar una guerra, provocar un clima de hostilidades entre países, la división".
En este contexto, citó ejemplos como el incendio del Reichstag, "utilizado por el Estado alemán para acusar a los comunistas y socialistas como ejecutores de esto, cuando fue en realidad una acción desarrollada por ellos mismos". Recordó asimismo el asesinato en 2012 del Embajador estadounidense en Libia, Christopher Stevens, habiendo datos que apuntan a que fue "una acción encubierta" para justificar las hostilidades norteamericanas contra el país".
"El uso de las operaciones de falsa bandera está siendo utilizada actualmente por EEUU para justificar todo el ambiente hostil hacia el Gobierno de Vladímir Putin y la gran nación rusa, para lo cual cuentan con todo su aparataje mediático, los grandes monopolios de la información. Es importante para todas las personas tener claro que EEUU es un experto en este tipo de operaciones encubiertas, que tienen después un redimensionamiento mediático y que buscan, a fin de cuentas, acusar a Rusia de una posible invasión a Ucrania", manifestó el analista.
"Hay que ser sumamente cuidadosos en este sentido, ya que estas operaciones que están actualmente en marcha no pretenden otra cosa que poner a Rusia como promotor de las hostilidades, cuando en realidad son las agencias y los servicios enemigos los que están preparando este tipo de operaciones para justificar una agresión de EEUU y la OTAN contra Rusia", remarcó.
Al mismo tiempo, Alvarado Godoy se mostró convencido de que "el Gobierno ruso tiene la inteligencia y la capacidad" para "resolver las tensiones actuales en el campo de la diplomacia".
"Por mi parte, abogo por la paz, abogo por el diálogo y la solución consensuada ente las partes sobre la base del respeto a las relaciones políticas internacionales, y a la preservación de la humanidad", concluyó el experto.

China en los ojos de Occidente: del "encanto" a la "amenaza"

"Peligro" y "amenaza". Es en estos términos en los que la prensa y políticos occidentales se refieren a los últimos acercamientos, tanto entre Rusia y China, como también entre Argentina y el gigante asiático, donde las recientes reuniones de sus líderes en Pekín sirvieron para elevar sus lazos a un nuevo nivel político y económico.
Una retórica que, según el analista Pablo Rovetta Dubinsky, revela "una mentalidad de Guerra Fría" que tiene "una parte de Occidente", una actitud que empeora a medida que China "se hace más fuerte".
"Cuando China comienza su apertura al exterior en el año 1979, abriéndose al exterior, abriéndose a las inversiones internacionales, las empresas extranjeras acudían encantadas a China, porque todavía era un país en desarrollo, un país pobre, y entonces no criticaban a China, nadie hablaba de los derechos humanos en China, todos hacían cola para hacer negocios y ver a China. Pero, como China ha ido creciendo cada vez más, ahora Occidente –o parte de Occidente– está viendo a China como una amenaza", constató Rovetta Dubinsky, quien lleva relacionado directamente con esta nación desde hace más de 40 años.
Según el experto, no fue Pekín quien ha cambiado sus "buenas relaciones" con Occidente, sino que lo ha hecho su contraparte, tratándose de acciones hostiles como AUKUS, "un acuerdo militar contra China" entre Australia, el Reino Unido y EEUU.
"El problema no es que China no quiera mantener buenas relaciones con EEUU y países europeos, el problema es al revés: son ellos los que están atacando a China, los que están intentando boicotear, y los que están lanzando al mundo la idea de que China es una amenaza", insistió Rovetta Dubinsky.
Indicó que ante ello, "China lo que no va a hacer es sentarse y cruzarse de manos", sino que está tratando de estrechar sus relaciones con todos los países que "no le cierran las puertas en las narices", una "política exterior multipolar" que no está dirigida contra nadie, pero que es percibida por Occidente como un desafío.
"Haga lo que haga China, va a estar mal", sentenció Rovetta Dubinsky.
Invitamos a los oyentes de Octavo Mandamiento a compartir sus opiniones sobre los acontecimientos más importantes en sus países, enviando mensajes de voz de un máximo de dos minutos al WhatsApp del programa: +7 968 766 28 74.
El equipo del programa está integrado por Javier Benítez, Víctor Sújov y Víctor Ternovsky.
Lo último
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала