Al contado - Sputnik Mundo, 1920
Al contado
Humor, creatividad y sencillez. Tres ingredientes, que sustentados en el rigor del análisis de destacados expertos internacionales, son la clave para acercarte al complejo mundo de la economía y las finanzas. Javier Benítez presenta el programa. 15 minutos, todos los jueves.

Cría cuervos: países europeos se arrancan los ojos entre sí

Cría cuervos: países europeos se arrancan los ojos entre sí
Síguenos en
Mundo
Video
La culpa de que Argelia haya roto el Tratado de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación con España, es del presidente de Rusia, Vladímir Putin. Así lo afirmó la vicepresidenta primera del Gobierno de España, Nadia Calviño. Mientras, Alemania enviaba a su número dos de Exteriores a Argel para firmar nuevos acuerdos energéticos.

¿Pecado capital?

En el pecado está la penitencia. En el caso de España, son varios. Y es que la sumatoria de 'errores no forzados', como se dice en el tenis, cometidos por el Gobierno del presidente, Pedro Sánchez –a quien en su país muchos políticos lo califican como autócrata por tomar decisiones sin consultar al Congreso–, llegan al nivel de pecado capital, de acuerdo a varios analistas.
Primero, decidir subordinar a Marruecos al Sáhara Occidental, en lo que es una clara violación al derecho internacional y contrario a las resoluciones de Naciones Unidas. Luego, anunciar que enviaría tanques Leopard a Ucrania, provocando una revuelta intestina en el Gobierno semáforo de Alemania y la consiguiente ira del canciller Olaf Scholz con Sánchez, para luego culpar a Rusia de la decisión de Argelia de la ruptura del acuerdo, algo que también provocó la ira de Bruselas.
Mientras Pedro Sánchez ejecutaba, una tras de otra, decisiones de política exterior, que no sólo perjudican a los ciudadanos españoles, sino también a la 'diplomacia' europea, los más 'listos de la clase', tomaban nota. Y la iniciativa. A los acuerdos ya firmados por abastecimiento de gas de Italia con Argelia, ahora Alemania también se sube al carro.
Y es que, en medio del barullo diplomático urdido por Sánchez, la segunda al mando del Ministerio alemán de Exteriores, Katja Keul, viajó a Argel para firmar nuevos acuerdos de cooperación energética. Es más: hablar de "la consolidación de la Asociación entre Argelia y la Unión Europea", lo que definitivamente da por tierra con la hipótesis de España sobre la injerencia rusa en su conflicto con Argelia. Pasando en limpio: Italia y Alemania le han soltado la mano a España.

Consecuencias

Evidentemente estas acciones del Gobierno de España tendrán consecuencias en el plano económico, entre la ciudadanía y el empresariado español, de acuerdo al analista de medios Paco Arnau.
"España, el ministro [de Exteriores, José Manuel] Albares, salió pidiendo socorro [al jefe de la diplomacia europea, Josep] Borrell, y a la Unión Europea, Bruselas, en el tema de Argelia, para que les 'echaran un cable'. Y claro, ya estamos viendo, dicho con todo el sarcasmo del mundo, la solidaridad que caracteriza a los países de la Unión Europea: por un lado, Italia ha aprovechado el conflicto entre Argelia y España para pasar a ser el primer socio comercial del gas argelino, que antes era España, y Alemania está inaugurando una nueva fase de las relaciones con Argelia al calor de la crisis entre el Gobierno español y el argelino".
"Pero es que, además, estamos viendo también cómo en esta última semana, altos funcionarios del Gobierno chino han visitado Argel, y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, también ha visitado Argel. Es decir, que hay una ofensiva por parte de Argelia en el plano internacional de ampliación de sus socios comerciales y de sus relaciones económicas internacionales, no sólo con Alemania o con Italia", observa el analista.
"¿Cuál es el papel de España en todo esto? Pues estar fuera de juego", concluye Paco Arnau.
Lo último
0
Para participar en la conversación,
inicie sesión o regístrese.
loader
Chats
Заголовок открываемого материала